El techo de cristal, un término acuñado en 1986, apareció por primera vez en el periódico The Wall Street Journal y hacía referencia a la barrera invisible con las que se encontraban las mujeres preparadas (incluso con más conocimientos que sus colegas) y que les impedía acceder a puestos de responsabilidad en su empresa.

Independientemente de sus méritos y éxitos laborales, gracias a las glass ceiling barriers (barreras de techo de cristal), estas mujeres lo tenían mucho más difícil para crecer profesionalmente.

Desde la primera vez que apareció este término han pasado ya nada más y nada menos que treinta años, y hoy, a las puertas del 8 de marzo, Día de la Mujer, si miramos a nuestro alrededor veremos, que todavía nos queda mucho que hacer y un largo y apasionante camino que recorrer.

Historias de mujeres que se han enfrentado a diferentes formas de techo de cristal, con éxito

Esta es la historia de varias mujeres, que se han enfrentado al techo de cristal. Y como ellas, son cientos las mujeres que se tienen que enfrentar, todavía en este 2020, cada día, a dichas barreras.

Almudena Alonso Herreros

Almudena es una astrofísica doctorada en la Complutense y en la Universidad de Oxford en 1995. Realizó su trabajo postdoctoral en el extranjero y regresó a España con una beca Ramón y Cajal.

Hoy en día trabaja en el Centro de Astrobiología del CSIC-INTA en Villanueva de la Cañada. Aunque basta con echarle un ojo a los escalafones más altos del personal de investigación (muchos hombres y pocas mujeres) Almudena se vió además, con otro problema. Con 36 años fue madre, durante su embarazo escribió el artículo que más citas tenía, pero no pudo seguir difundiéndolo ya que le era imposible viajar para poder presentarlo en congresos.

Con un hijo de cinco años, fue postulada al Programa Internacional de Atracción al Talento de Cantabria. Al contrario que para la mayoría de los hombres, su candidatura fue un viaje de tortura en búsqueda de niñeras, gente que lo cuidase, separaciones y comentarios, por parte de ambos géneros, del tipo “estas sacrificando tu vida profesional” o “yo no sería capaz de dejar a mi hijo solo”.

Maite González

Directora de Marketing en eBay. Cuenta que en el sector del Marketing la realidad del techo de cristal es algo patente, pero que de forma global y transversal se está derribando poco a poco.

Dice que eBay es un marketplace que cuenta con total igualdad y diversidad en su ADN, pero que todavía queda mucho por hacer con las trabas que les impiden a las mujeres acceder a las cimas profesionales, como puede ser la maternidad, las dobles jornadas, los estereotipos de género o la ocupación previa de esos espacios por hombres.

Raquel López Abellán

 Abogado, a sus 33 años ya era socia de su propio despacho, especializado en derecho mercantil. Se ha encontrado de frente con el techo de cristal. La primera traba se la ponían algunos clientes, que al entrar al despacho (que compartía con un compañero) preguntaban directamente “por el jefe del asunto”, sorpresa la de estos cuando respondía que era ella, algunos hasta decidieron no seguir con la colaboración.

A los 28 años decidió tener a su primer hijo, tuvo que dejar las clases que impartía en la universidad y hacer malabarismos, con mucha organización y tesón, para sacar adelante los casos.

Cuenta que todavía hoy en día, cuando le llama un cliente y está cuidando de sus hijos, prefiere decir que se encuentra en una reunión, caso contrario al de su marido que trabaja en lo mismo y se ve alabado, cuando comenta que está en la misma situación.

Sara Giménez

 Primera mujer gitana licenciada en Derecho en todo Aragón y se ha convertido tambien en la primera abogada de etnia gitana que representa a España en la comisión europea contra el racismo y la intolerancia del Consejo de Europa.

Pero hay un dato aún más relevante, y es que tambien fue la primera mujer de su familia en ir a la facultad.

Sara echa la vista atrás y es consciente de cómo siendo una niña fue rompiendo barreras sin darse cuenta.

Aurora Egido

Filóloga hispánica española catedrática de Literatura Española en la Universidad de Zaragoza y el Premio Nacional de Investigación Ramón Menéndez Pidal de 2009.

En 2017 fue nombrada secretaría de la Real Academia de la Lengua Española (RAE). Era la primera mujer en 300 años de historia que lo lograba – cifra que ya de primeras resulta impactante, y debe hacernos reflexionar. Esta increíble mujer, natural de Molina de Aragón, recibió la Medalla de Oro del Gobierno de Castilla-La Mancha por su contribución al conocimiento de la literatura española, rompiendo así, con cualquier otro desacertado estereotipo.

Estas son solo algunas de tantas historias de mujeres que han llegado muy lejos, recorriendo un duro camino personal como profesional.

Y es por ello que no solamente tenemos que ser conscientes del famoso “techo de cristal” en el Día Internacional de la Mujer, sino cada día de los 365 días del año.