Más allá de las pastas y el pato laqueado, hay que dar las gracias a la gastronomía china por los tés. Este líquido con infinidad de propiedades es originario del país chino. Acertar con el que más te guste y más se adapte a ti es tarea difícil, debido a las miles de opciones que esta infusión de hojas y brotes de hojas. Te contamos cuáles son todas las propiedades del té, para que escoger sea más fácil.

      Té verde

El té verde es conocido por ayudar a prevenir la diabetes, ya que controla los niveles de azúcar en sangre. Se trata de una bebida rica en antioxidantes y nutrientes que benefician de múltiples formas al organismo, siendo un gran apoyo para fortalecer las defensas y prevenir enfermedades. Esos antioxidantes ayudan también a prevenir el cáncer, además de mejorar la salud cardiaca, ayudar a la salud del hígado y estimular el metabolismo, lo que ayuda a bajar de peso.

      Té negro

      Proviene de la misma hoja que el té verde, aunque posee un aspecto y sabor bastante distinto ya que le proceso de elaboración consta de cuatro etapas distintas. Entre las propiedades del té negro, se encuentra una mayor concentración de teína que en el resto de infusiones y, además, es rico en minerales como el cinc, calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, potasio, fósforo, flúor y aluminio. Posee un alto contenido en antioxidantes muy útil para mejorar la capacidad tanto de dilatación como de contracción de los vasos sanguíneos. Además, previene la formación de las caries dentales y ayuda a que el colesterol HDL (colesterol bueno) no se oxide.

      Té blanco

      Está considerado el rey de los antioxidantes, por encima del té verde y el té negro. Entre sus miles de beneficios: ayuda a combatir la fatiga, disminuye los niveles de colesterol en la sangre, evitar el paso del azúcar a la sangre, estimula las defensas y el funcionamiento mental, además de tener un sabor muy agradable.

       Té rojo

      O, mejor dicho, “el té de los emperadores”. De él se destaca que es muy diurético, favorece la digestión, reduce el riesgo de colesterol, ayuda a bajar de peso además de aumentar la actividad del sistema nervioso, lo que ayuda a mejorar el humor cada día y a evitar depresiones. Además, es ideal para fortalecer el sistema inmunológico y de él, hasta se dice, que tiene cualidades curativas. ¡Lo tiene todo!