Hablar de sushi es tan genérico como hablar de pasta, existen tantos tipos y versiones de este manjar japonés como podamos imaginar. Aunque su base siempre es la misma, el arroz, existen 7 variedades de sushi básicas que debes haber probado si te consideras un auténtico adicto o una enciclopedia de esta comida. A continuación, los 7 tipos de sushi:

Maki

       El clásico. Se trata de un cilindro de alga nori y arroz relleno de pepino, aguacate, salmón, atún e infinidad de opciones que abarcan desde verduras hasta pescados. Dependiendo de su tamaño, recibe un nombre u otro: los más gruesos son futomakis mientras que los contrarios son hosomakis.

Uramaki

El mundo al revés. Lleva la misma composición que los makis pero se hacen a la inversa: la parte del arroz es la que cubre el cilandro de alga. La mayoría de las veces va rebozado en huevas, semillas de ajonjolí o de sésamo negro.

Nigiri

       En este tipo de sushis, el arroz hace de base y se cubren con una capa de pescado. La mayoría de las veces se trata de salmón, atún o la estrella: el pez mantequilla. Truco para los más sushi-adictos: se empapa en la salsa de soja la pieza de pescado, no la de arroz.

Gunkan

El culmen de la sofisticación. Se trata de un maki pero cuyo interior está compuestos por pescado que no se puede cortar, en la mayoría de las ocasiones se trata de huevas de pescado o de erizos de mar.

Temaki

Esta vertiente de sushi es muy similar a la de los makis también, pero en esta ocasión con distinta forma. Se trata de conos que forman las algas, cuyo tamaño es un poco más grande que el de los anteriores sushis, que se rellena con pescados y trocitos de verduras.

Oshi

Su elaboración requiere que se hagan comprimiéndolos con un molde de madera que deja el sushi con una forma de bloque. De esta forma, el arroz queda más compacto y es mucho más consistente que el resto de versiones.

Onigiri

Su forma te hará reconocerlo inmediatamente ya que se trata de esos tipos de sushi triangular que dispone del alga en un lateral para poder agarrarlo con facilidad. En su interior suele haber trocitos de salmón, atún, algas, verduras variadas e infinidad de ingredientes. ¡Para chuparse los dedos!