Cada 28 de febrero se conmemora la celebración del referéndum sobre la iniciativa del proceso autonómico de Andalucía en 1980, que dio autonomía completa a la comunidad autónoma andaluza. Actualmente este día no solo hace mención a este hecho histórico, si no que ensalza y prodiga la imagen de Andalucía y todas las bellezas y virtudes de sus diferentes provincias. Conoce lo mejor de cada una de ellas y déjate enamorar por sus rincones.

         Huelva

      Aunque harás un gran esfuerzo por no ceder a los encantos de sus playas y su sabroso marisco, merecerá la pena porque descubrirás la mezcolanza perfecta entre lo andaluz y lo neomudéjar. El contraste de sus casas y el esplendor de Riotinto te hará parar y preguntarte si sigues en Huelva o has atravesado el espacio-tiempo para situarte en la antigua Inglaterra.

        Sevilla

      Nada más pisarla, sientes pasión, tradición y sentimiento en cada rincón. Sube a la Giralda y quédate sin palabras, para después pasar por la Catedral, que no creas que te las devolverá. Triana te hará sentir el arte que creías haber olvidado y el Guadalquivir llenará tus noches de vino fino, risas y verdadera felicidad.

        Córdoba

      Todas las callejuelas de la judería conducen al Guadalquivir, un truco perfecto para orientarse entre sus calles estrechas llenas de vida, luz y naturaleza. Es tradición visitar Los Patios de Córdoba, dejándose embriagar por el olor a azahar y a naranjo. Ni falta hace mencionar la necesidad de visitar la Mezquita-Catedral que te trasladará a los seductores cuentos de las mil y una noches.

         Jaén

      El castillo de Santa Catalina no pasa desapercibido ni queriendo. Sus inmensos campos de olivares y sus sardinas, manjar de dioses, no permitirán que te vayas sin ese olor a disfrute y libertad. Su espectacular y salvaje naturaleza es digna de admiración, respeto y protección.

        Cádiz

      La guarida del mismísimo sol, tiene la fortuna de contar con los atardeceres más increíbles que hayas soñado jamás. Hazte un favor y piérdete por las calles de La Viña, uno de sus barrios más emblemáticos, y déjate enamorar por el encanto de su Catedral, las casas de colores que salpican su paseo y, por supuesto, La Caleta, donde dejarás una parte de ti para siempre.

         Málaga

      Tierra de espetos, sabe y huele a mar. Conócela desde las alturas a través de su noria y observa la combinación perfecta entre tierra y mar. Sus playas y sus bodegas con solera harán de ti un verdadero amante del buen vivir.

        Granada

      Por cada taberna de Granada, una historia. Esta ciudad desprende tradición, cultura e historia. Es una visita obligatoria observar la majestuosidad de la Alhambra, el Cuarto Real y la Casa Zafra, además de disfrutar de Sierra Nevada en época invernal, que hará las delicias de los amantes de los deportes de invierno.

       Almería

      Cuenta con un privilegiado litoral, donde nace el Parque Natural de Cabo de Gata, con extensas playas de arena fina y recónditas calas bañadas por las aguas cálidas del Mediterráneo. Si la arena de sus playas no te es suficiente, el Desierto de Tabernas te trasladará al mismísimo “wild west”, escenario de multitud de producciones cinematográficas que han enamorado al mundo.