Si todavía no tienes decidido tu destino vacacional y no te quedan ganas ni tiempo de hacer reservas o comparar precios de hoteles, te proponemos vivir una aventura diferente muy alejada de lo convencional y que está triunfando. Se trata de coger carretera, manta… y autocaravana. Desde Comunidad Schindler te damos las claves para hacer un viaje en autocarabana y vivir esta aventura al máximo sin que se te complique el viaje.

Hacer una pequeña predicción de gastos

Hay que tener en cuenta que un viaje en caravana o autocaravana no es tampoco un chollo. Es, simplemente, una experiencia diferente. Por eso siempre es mejor compartir gastos ya desde antes de empezar. La planificación es importante en este sentido porque hay que contar con una previsión de gasolina, peajes, campings…

Planifica las paradas necesarias para recargar pilas

A pesar de que se trata de un viaje en el que puede primar la espontaneidad, no hay que olvidar planificar las paradas. Paradas para poder descansar, para recargar baterías, o renovar el agua. Además, hay que tener en cuenta que la autocaravana no se puede aparcar en cualquier lugar, por lo que sí hay que estar pendientes de esos puntos legales de descanso para la caravana y para los tuyos. En este sentido, si el parking o el camping están alejados del centro de la ciudad, conviene no mover el vehículo y acercarse a hacer turismo en otro tipo de vehículo. Algunas ciudades no están hechas para las dimensiones de nuestro nuevo hogar vacacional.

La seguridad es lo primero

Antes de comenzar el viaje es necesario comprobar que la puesta a punto de la caravana se ha realizado de manera correcta. Además, en caso de que hubiera algún problema, no hay que olvidar que el teléfono de emergencias 112 está operativo en toda Europa con traductores para diferentes idiomas. No olvidar tampoco que aunque sea muy tentador para el copiloto echarse una cabezadita en la cama mientras otro se dedica a conducir la caravana, está prohibido por motivos de seguridad.

A disfrutar

Una vez que has probado la libertad que ofrece un viaje en caravana, no hay vuelta atrás, repites seguro. Una aventura de este tipo te permite conocer las mejores playas, cambiar de planes de manera repentina o realizar rutas europeas para conocer muchas ciudades que un viaje tradicional no te permitiría. Además, la convivencia, si se lleva de manera responsable, no hace más que afianzar los lazos de los viajeros. Entra, arranca… y a disfrutar.

Si esta idea no te termina de convencer, échale un ojo a otro tipo de planes baratísimos para viajar que te contamos.