Cuando alguien pronuncia la palabra “carnaval”, en nuestra mente comienza un viaje por lugares como Cádiz y las Islas Canarias. Pero, más allá de estos dos icónicos destinos, en España existen otros enclaves donde esta fiesta previa a la cuaresma se celebra de forma singular. Estos los los carnavales más famosos de España.

Baile de máscaras en Vinaròs

El primero de ellos nos lleva hasta el Levante español, concretamente hasta Vinaròs, en la provincia de Castellón. Aunque no hay datos exactos de cuándo comenzaron a celebrarse los carnavales en este municipio, los primeros textos datan de 1871, año en el que tuvo lugar un peculiar baile de máscaras que se ha perpetuado durante el tiempo. Tan especulares y singulares son estos carnavales de Vinaròs que están Declarado de Interés Turístico Regional y Autonómico gracias a sus actividades y el imponente espectáculo que culmina con la Gala de las Reinas.

Badajoz

Badajoz es un uno de los puntos clave que todo buen carnavalero debe visitar si quiere disfrutar de esta fiesta. Declarado Fiesta de Interés Turístico Regional y Nacional, el carnaval de la capital de Extremadura ha ido ganando popularidad año tras año gracias a los peculiares disfraces que los pacenses visten durante estas fechas por todo el casco viejo de la ciudad.

Interés Turístico en Galicia

Tradición en estado puro sería la frase perfecta para resumir el carnaval (o Entroido) de Laza (Orense, Galicia) donde se reúnen anualmente morenas, maragatos y peliqueiros (quienes reciben su nombre por el tipo de máscaras que visten). El punto más destacado de estos carnavales se das en el desfile nocturno de fachós (antorchas) y la farrapada, una batalla en la que se produce una lucha entre estos dos “bandos” con trapos embarrados. El carnaval de Laza junto con los de Cobres, Felos de Maceda, Xerais do Ulla, Viana do Bolo y Manzaneda, son declarados también de Interés Turístico en Galicia. ¡Imperdibles!

 

Eso sí, más allá de estos carnavales, existen muchos otros alrededor de toda España para todos los gustos como el de Alcázar de San Juan (Ciudad Real, Castilla-La Mancha), el de Isla Cristina (Huelva, Andalucía), el carnaval de Santoña (Cantabria) o el de la icónica Sitges (Barcelona, Cataluña).