A día de hoy, todo el mundo ha escuchado alguna vez la palabra blockchain o «cadena de bloques». Pero… ¿qué es exactamente?¿Cuáles son los usos del blockchain? La definición más didáctica le publica The Economist: “Una base de datos distribuida que mantiene un listado de registros, o bloques, que está continuamente creciendo”. Eso sí, no se puede cambiar la información contenida dentro de un bloque, ya que cada uno tiene una marca de tiempo y contiene un enlace a uno previo. En definitiva, se comportan como un inventario digital y público.

El uso más común del blockchain es en el plano financiero, ya que convierte el intercambio de moneda e información en un trámite más seguro y transparente, consiguiendo de esta manera que la transferencias de datos entre entidades sea más sencilla, especialmente con la criptomoneda. Sin embargo, los usos del blockchain y sus posibilidades son cada vez mayores y pueden aportar al desarrollo de la sociedad en diferentes sectores.

Sanidad

Utilizar firmas digitales basadas en blockchain permite controlar los historiales médicos y, de este modo, mantener su privacidad y aumentar la seguridad. Además, puede ayudar a la prevención y lucha contra las enfermedades infecciosas. ¿Cómo? Cuando se sospeche que un alimento está contaminado, se determinará de forma más rápida qué productos están afectados y, por lo tanto, se podrá actuar con más celeridad.

Educación

La Comisión Europea elaboró un informe en el que aseguraba que “el blockchain es ideal para asegurar compartir y verificar metas de aprendizaje”. En ese sentido, supone una certificación totalmente segura de los títulos emitidos por instituciones universitarias o la gestión de los datos personales de los alumnos.

Alimentación

Las grandes distribuidoras quieren subirse al carro de la tecnología blockchain y ya están aplicando muchos de sus usos para conocer el origen de los productos que venden. Un ejemplo reciente es Carrefour, que acaba de anunciar que lo va a aplicar en los supermercados franceses para mejorar los controles de procedencia de los huevos, el queso o la leche, por ejemplo. Los planes de Nestlé o Unilever también van por esa dirección.

Sector del lujo

La compañía De Beer pretende impulsar los controles de autenticidad de los diamantes y asegurarse de que estos no han sido usados para financiar violencia en zonas en guerra. Tienen en proyecto un programa para registrar cada paso  en el proceso de las piedras preciosas, desde su extracción inicial hasta que acaban en el punto de venta.

Votaciones

¿Se podrá participar en la fiesta de la democracia desde el teléfono móvil? La firma española Agora Voting ya ha lanzado su propio sistema electoral utilizando seguridad basada en métodos criptográficos.