Las vacaciones navideñas están a la vuelta de la esquina y es el momento de ir pensando si vas a viajar durante esta época del año. Si tu destino de viaje es un lugar de temperaturas bajas, pronto descubrirás que hacer la maleta con ropa de invierno no es sencillo. Por ello, hemos querido traerte unos cuantos consejos para facilitarte la tarea.

Con estos consejos podrás hacer tu maleta de ropa de invierno con éxito sin morir en el intento

  • Maleta grande. Si viajas en familia sabes que no te queda otra que llevar una maleta de buen tamaño, ya que tendrás que meter la ropa de invierno de todos (si sois más de tres seguramente necesitéis dos maletas). Es importante que tus maletas sean de buen tamaño y de buena calidad ya que, si las fuerzas para intentar meter muchas cosas, puedes acabar rompiéndolas y quedándote sin ellas el día antes de viajar.
  • Haz una lista. Para evitar olvidar nada es recomendable que hagas una lista de todo lo que vas a llevar y que vayas tachando cada cosa según la vayas metiendo en la maleta. Para que sea más sencillo, organiza la lista por categorías: partes de arriba, partes de abajo, bolsa de aseo, tecnología… De esta manera será más fácil hacerte una idea de cuántas prendas de cada tipo vas a necesitar en función de los días que vas a estar fuera y de las actividades que vayas a realizar.
  • Piensa bien lo que te vas a llevar. Parece una obviedad pero, ¿cuántas veces has ido de viaje con la maleta a punto de explotar y luego no te has puesto ni la mitad de las prendas que llevabas? Es importante tener en cuenta el tiempo que vas a estar fuera y los planes que tienes para así, poder determinar qué vas a necesitar y qué puedes dejarte en casa. Teniendo en cuenta que lo más importante cuando uno va de viaje es estar cómodo y, en este caso, suficientemente abrigado, no es necesario que te lleves ropa como para asistir a la semana de la moda de Nueva York. Además, si vas a un lugar muy frío, te interesa vestirte con varias capas por lo que piensa en prendas que puedas superponer, o llevar ropa térmica, que es fina y ocupa poco espacio, pero abriga mucho. Tus mejores aliados, ¡la comodidad y la practicidad!
  • Planifica tu outfit. Con el objetivo de ahorrar espacio en la maleta, lo mejor es que lleves puesta la ropa de invierno que más ocupe, es decir, el jersey más grueso, las botas, el abrigo, el gorro… No has hecho bien la maleta de invierno si no pareces un esquimal perdido en el aeropuerto.
  • Las bolsas de vacío son tus mejores amigas. Si no conocías este artilugio, te va a encantar: se trata de unas bolsas de plástico en las que puedes meter toda la ropa que más espacio ocupe y que tienen una abertura donde enganchar la aspiradora para crear vacío dentro de las mismas. De esta manera, su contenido queda comprimido y podrás disponer de más espacio en la maleta. Eso sí, te recomendamos que compres bolsas de vacío de buena calidad, ya que si no son buenas, te arriesgas a que tengan algún agujero por el que se cuele el aire y pierdan su utilidad.
  • Paraguas y chubasquero. Por supuesto, la necesidad de llevar o no estos elementos dependerá de a dónde viajes y cuál sea la previsión del tiempo. Sin embargo, si crees que puede llover, nunca está de más llevar un paraguas pequeño en la maleta y chubasqueros para toda la familia. Si te preocupa el espacio que pueden ocupar en la maleta, debes saber que hay chubasqueros que se pliegan sobre sí mismos y se pueden meter en bolsas de pequeño tamaño que caben en cualquier hueco disponible en la maleta.
  • El neceser. Para que tus artículos de aseo ocupen lo menos posible tienes dos opciones: comprar mini tallas de todo (hoy en día hay muchas tiendas que venden sus productos habituales también en botes pequeños) o hacerlas tú mism@, es decir, recoge todos los botes vacíos pequeños que tengas por casa y rellénalos con gel, champú, crema hidratante… Además, si viajas en avión y decides llevar equipaje de mano, debes recordar que en cabina no se permite llevar líquidos cuyo recipiente tenga capacidad mayor de 100 ml.

Esperamos que todos estos consejos te resulten de utilidad y puedas hacer la maleta con la ropa de invierno con el menor nivel de estrés posible y recuerda ¡las vacaciones están para disfrutarlas!