Más allá de la playa y de todo lo que esta supone (tomar el sol, descubrir peces en el agua, hacer castillos con la arena y disfrutar del chiringuito de turno) existe otra opción de disfrutar del agua y del sol al aire libre, y también hablamos de un charco azul. Recorremos España de norte a sur para descubrir las tres piscinas naturales de España más espectaculares.

El Caletón

–        Las Islas Canarias son afortunadas por algo: disponen de buen tiempo prácticamente durante todo el año, una gastronomía de lujo y una geografía que acoge desde  las playas más kilométricas y vírgenes hasta la montaña más alta de España (con el permiso del Mulhacén). La piscina natural de El Caletón en Garachico (Tenerife) es una de las zonas de baño volcánicas más célebres de la isla. Situada al norte, uno de sus principales atractivos son las impresionantes vistas al casco antiguo de la ciudad. Mientras, El Charco Azul (El Hierro) presume de disponer, además de aguas turquesas y refrescantes, de un solárium de madera, un arco basáltico y zonas con áreas ideales para que los más intrépidos se lancen al mar.

La Garganta de los Infiernos

–        En plena Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, en el Valle del Jerte (Cáceres) se encuentra la piscina natural de la Garganta de los Infiernos. Consta de 13 piscinas naturales formadas gracias a la erosión del agua sobre la roca granítica. Uno de sus puntos fuertes, además de las formas que componen sus rocas, es que se aceptan animales (siempre que vayan atados).

Fontcalda

–        Tarragona dispone de uno de esos lugares que no se debe dejar de visitar: las piscinas naturales de Fontcalda. Se trata de una fuente de agua minero-medicinal que sale a 28 grados del río Canaletes. Además, cerca de las fuentes se encuentra un santuario que data del siglo XIV, convirtiéndose en el tándem perfecto entre ocio e historia.

Fuentes del Algar

–        Por último, aunque no menos importante del ránking de piscinas naturales de España, en Alicante se encuentra la piscina natural de Fuentes del Algar, a 15 km de Benidorm y a 3 km de Callosa d’en Sarrià. Declarada Zona Húmeda protegida en 2002 conserva un excelente frado de conservación medioambiental además de disponer de servicios turísticos como chiringuitos.