Más allá de Formigal, Cerler y Sierra Nevada, existen en España múltiples sitios para disfrutar de la nieve y de las actividades que en ella se realizan. ¿No lo crees? Toma nota de estos destinos y sé el más original en tu próxima escapada invernal.

Valdezcaray (La Rioja)

La estación de esquí de Valdezcaray, en La Rioja, es el paraíso de aquellos que buscan practicar deportes al aire libre como el esquí y el snow en un ambiente tranquilo y familiar gracias a sus 20 kilometros de pista de esquí. El plan ideal en este paraje pasa por deslizarse por la nieve primero para continuar con el día recuperando fuerzas en alguno de los restaurantes de Ezcaray, el pueblo en el que se encuentra.

Molina (Gerona)

La estación de esquí de La Molina, en Gerona, es uno de los lugares ideales para disfrutar mayores y pequeños. Aparte de sus inmejorables pistas de esquí, los organizadores de la estación se encargan de que los peques de la familia sean los protagonistas de la jornada durante las Navidades. Prueba de ello son las visitas de Papá Noel y Sus Majestades Los Reyes Magos, que acuden cada año a las instalaciones de La Molina para sorprender a los niños que han sido más buenos durante todo el año.

 

Pero el invierno no significa exclusivamente esquiar o hacer snowboard. Para aquellos que prefieren disfrutar de la nieve con un chocolate caliente o bajo el calor de una chimenea, existen múltiples lugares en España para realizar estos y miles de planes más. Algunos de ellos son Ávila (donde se puede visitar su muralla y su casco antiguo), Zarauz (Guipuzcoa), donde poder perderse por sus rutas de senderismo a pie del mar; o Burgos, con parada obligatoria en su catedral gótica, una de las mejores representaciones de este estilo arquitectónico en nuestro país.