El ascensor se ha convertido, con el paso del tiempo, en un valor añadido dentro de las comunidades de vecinos y la movilidad, así como la accesibilidad, tiene que estar garantizada en cualquier edificio, ya que muchas personas dependen de un equipo de transporte vertical para su vida diaria; personas mayores, familias con carros de niños o personas con capacidades diferentes, sobre todo.

Para la instalación de un ascensor en aquellos inmuebles que no disponían anteriormente de ello, Schindler ofrece el servicio más completo de rehabilitación a través de su marca Helvetia. Además de los más innovadores avances técnicos, ofrece comodidades como la financiación de la obra en condiciones más ventajosas que las ofertadas por el mercado. Los clientes de Schindler podrán realizar los pagos de la obra a lo largo de cinco años a unos intereses muy competitivos.

Una vez finalizada la instalación, la multinacional suiza se encarga del ascensor mediante el programa de mantenimiento Schindler Excellence, su gama de servicios flexible capaz de garantizar a cada cliente el nivel de atención que requiere (mantenimiento a todo riesgo, telealarma, telecontrol…).

Además, con el fin de ofrecer una atención completa, Schindler cuenta en España con un centro de control propio y centralizado en el cual ofrecen atención las 24 horas del día los 365 días del año. Los profesionales especializados de este Call Center también se encargan de garantizar el correcto funcionamiento de los equipos de transporte vertical mediante el control de las telealarmas y la realización de llamadas de comprobación automáticas.

El mantenimiento es una medida obligada por las distintas legislaciones que afectan al transporte vertical –europea, estatal y autonómica –, y también se trata de un método personalizado siempre por Schindler, en función de las necesidades de cada cliente para alargar así la vida útil de las instalaciones, sean de sello Schindler o no.