Seguro que conoces a alguien que va con el teléfono móvil por la vida como si lo tuviese pegado a la mano, ¿verdad? Admítelo, a veces tú también pecas de ciertos vicios como poner el teléfono encima de la mesa cuando comes con alguien, contestar mensajes mientras estás hablando cara a cara con otra persona… Este tipo de hábitos pueden resultar molestos, pero caer en ellos durante las celebraciones navideñas es aún peor.

En este artículo te traemos unos cuantos trucos para limitar el uso del móvil en la mesa (y en general).

8 tips para restringir el uso del móvil en la mesa

La nomofobia, el miedo irracional a no estar constantemente conectado al móvil, es ya un problema muy real y, desgraciadamente, muy extendido, por lo que debes hacer todo lo posible para evitar llegar a sufrir dicha fobia. En este artículo te presentamos algunos consejos para limitar el uso del móvil tanto en la mesa como en general:

  • No pongas el móvil sobre la mesa. Es de muy mala educación dejar el teléfono encima de la mesa y lo sabes. Lo mejor es ponerlo en silencio y dejarlo guardado en tu bolso o en el bolsillo. Siempre puede haber situaciones excepcionales como que estés esperando una llamada importante. En ese caso, puedes dejar el móvil cerca y con sonido, pero te recomendamos que igualmente no lo pongas encima de la mesa, salvo que confirmes con los otros comensales, que no les importa, debido a esta circunstancia especial.
  • Dale uso al modo avión. El teléfono móvil nos facilita las cosas mucho pero también hace que las llamadas y mensajes laborales no tengan fin ni horario. Es necesario poner un límite en este sentido, hay vida más allá del trabajo y todos necesitamos desconectar para rendir mejor. Por ello, es una buena medida activar el modo avión durante aquellos momentos en los que quieras pasar tiempo en familia. La ventaja del modo avión es que el móvil sigue encendido y con algunas funciones activadas, por lo que podrás consultar fotos, otra información o hacer llamadas de emergencia con rapidez si fuera necesario.
  • Móviles fuera. Para los acontecimientos familiares importantes como cumpleaños, aniversarios, y ahora las celebraciones navideñas, puedes establecer una norma: todo el mundo deberá meter su teléfono móvil en una caja, donde permanecerá durante toda la velada. De esta manera te asegurarás de que todo el mundo participa en la conversación. Es posible que encuentres algo de resistencia al principio, pero si perseveras, al final todos lo acabarán adoptando como costumbre y les parecerá bien.
  • Para los que tienen el don de la oportunidad. Siempre hay un familiar o un amigo que te llama o te escribe en mal momento. En esos casos no hay nada de malo en no contestar al momento. Si quien te reclama es insistente y te llama varias veces o no para de mandarte mensajes, explícale que no puedes hablar en ese momento y que le llamarás cuando puedas.
  • Las llamadas para después. Parece obvio, pero hay gente que hace o atiende llamadas en mitad de la cena o la comida. Esto es realmente irrespetuoso para el resto de los comensales, así que cualquier llamada que debas hacer, que sea antes o después de la celebración (debes asegurarte de que los demás miembros de la familia también respeten esta norma).
  • Mejor un solo mensaje. Cuando tengas que enviarle un mensaje a alguien, es mejor condensar aquello que le quieras decir en uno solo en lugar de mandar veinte. Sabes a lo que nos referimos, ¿verdad? Hay que tener en cuenta que cuando hacemos eso, al receptor de nuestros mensajes le suena el móvil continuamente y puede ser muy molesto. De la misma manera, puedes explicarle esto a ese familiar o amigo que hace lo mismo para que traten de mejorar este hábito.
  • Establece un horario. Esto es aplicable tanto a niños como a mayores. En la rutina diaria debe haber un tiempo dedicado al estudio/trabajo, al ocio y al descanso. De la misma manera que fijas un horario para estas cosas, hazlo también con el tiempo que le dedicas al móvil (es una buena manera también de conseguir que tus hijos no se pasen el día pegados al teléfono). Especialmente en fiestas navideñas donde es una excelente oportunidad para pasar mas tiempo con familiares y amigos.
  • Todos los consejos expuestos anteriormente están muy bien pero no te servirán de nada si no los interiorizas. Primero debes ser consciente de tus hábitos de uso del móvil, solo de esta manera podrás tratar de reducir o eliminar aquellos que sean más molestos.

¿Cuál de estos 8 consejos para limitar el uso del móvil te parece más útil? ¿Tienes pensado aplicarlos y enseñárselos a tu familia este año?