Rehabilitar un edificio es sinónimo de mejorar aspectos como la habitabilidad, la seguridad y la accesibilidad del mismo y sus zonas comunes para configurar una vivienda completa. Precisamente, la instalación de ascensores en aquellos edificios que no disponen de ello se ha convertido en una de las demandas más solicitadas por parte de aquellas personas que viven en nuestro país, una acción que garantiza una movilidad vertical eficiente dentro de los inmuebles, mejorando así la calidad de vida de los vecinos y aumentando su valor en el mercado, sobre todo si hablamos de edificios antiguos.

Para ello, Helvetia es la marca de Schindler que garantiza tanto la planificación exhaustiva como el asesoramiento personalizado durante todo el procedimiento de rehabilitación. Muestra de nuestro compromiso con la satisfacción de nuestros clientes, en Schindler facilitamos esta acción incluyendo otras prestaciones como el servicio “llave en mano”, por el que nos encargamos de todo lo necesario para disponer del ascensor lo antes posible y ayudamos a que la comunidad de vecinos se desentiendan de todos los trámites y decisiones técnicas que conllevan este tipo de instalaciones, ofreciendo, como valor añadido, diferentes alternativas a la hora del pago, desde la modalidad aplazada hasta la financiación a largo plazo en pequeñas cuotas.

Tecnología e impacto ambiental

Además, para Schindler, es fundamental el empleo de la tecnología más puntera y la reducción del impacto medioambiental de nuestra actividad en todos sus procesos, con el fin de crear el siguiente nivel de movilidad urbana. En ese sentido, el equipo más recomendable para una rehabilitación sostenible y eficiente es Schindler 3300, por su adaptabilidad a cualquier espacio y porque gracias a su mayor rendimiento consigue un menor consumo. Precisamente, es el más demandado ya que aúna a la perfección funcionalidad y eficiencia. Este modelo destaca por la flexibilidad con la que es capaz de adaptarse a cada instalación aprovechando el hueco de forma óptima. Su ahorro energético contribuye a reducir los gastos de mantenimiento y, con el concepto Libertà, se personaliza cada cabina, combinando libremente los diferentes techos con todos los acabados de las líneas de decoración disponibles. Porque Schindler 3300 está diseñado con gran ingenio, totalmente estandarizado y de fácil instalación.