Crea una comunidad colaborativa con tus vecinos

Todos los nuevos años hacemos listados de nuevos propósitos para cumplir iniciativas que tenemos pendientes, alcanzar nuevos retos o, simplemente, lograr ser un poquito más felices.

Últimamente la sociedad tiende cada vez más al individualismo y al uso de la tecnología, que nos empuja cada vez más a estar absortos en nosotros mismos o en el contacto con los demás a través de una pantalla. Pero, ¿qué ha pasado con eso de ir a pedirle a la vecina de enfrente un poco de sal? ¿Conoces a todos los que habitan en tu edificio? Este caso de no tener ni idea de quién es la gente con la que te cruzas en el ascensor es un fenómeno que tiende a darse mucho en las ciudades y es una pena. Por eso, queremos ayudarte a crear una comunidad colaborativa con tus vecinos como nuevo propósito para este 2020. Sigue leyendo:

Qué iniciativas proponer para crear una comunidad colaborativa de vecinos

Se trata de intentar convertir tu bloque en una especie de pequeño pueblo, en el que todos se conozcan y puedan ayudarse cuando sea necesario. Vivir un 2020 con más amigos y personas a nuestro lado. Pero ¿cómo conseguir que una comunidad de vecinos que no se conoce acceda a convertirse en un grupo colaborativo? Te damos unas cuantas ideas:

  • Si no tienes ninguna relación con tus vecinos, llegar un día y plantarte en su casa o pillarles en el rellano para hacerles la propuesta de crear una comunidad colaborativa, puede no ser la mejor idea. Lo mejor es ir entablando relación poco a poco con alguno de tus vecinos: empieza por dar conversación en el ascensor y cuando ya tengas algo de confianza, plantear la idea.
  • Si algunos de tus vecinos están de acuerdo contigo y creen que formar una comunidad colaborativa puede ser beneficioso para todos, es el momento de decidir su funcionamiento. Si en tu comunidad de vecinos no hay mucha gente, puede ser tan sencillo como crear un grupo de Whatsapp para comunicaros y ayudaros entre vosotros. Si por el contrario, vives en una urbanización con varios bloques y el número de vecinos es muy elevado, quizá sería mejor crear un grupo de Facebook, donde cada uno publique aquello que pueda ser de interés para los demás vecinos. No hay que descartar WhatsApp pero con un uso muy cauto, ya que serían muchos integrantes proponiendo y opinando.
  • Otra opción es presentarte cuando se mude gente nueva a tu edificio. De esta manera, podrás hablarles del proyecto de comunidad colaborativa y podrán conocerlo desde el principio y decidir si es algo de lo que les gustaría formar parte.
  • Es necesario tener esta idea en cuenta, ya que los vecinos nuevos normalmente no conocen el barrio y no siempre tienen familia o amigos cerca, por lo que contar con un sistema de apoyo nada más llegar puede ser de gran ayuda

¿Qué tipo de ayuda puedes necesitar de tus vecinos?

Podría sorprenderte hasta qué punto puede resultarte útil crear un sistema de apoyo formado por tus vecinos. Desde prestarte un par de sillas cuando celebres un acontecimiento familiar en casa o regarte las plantas cuando estás de vacaciones, hasta cuidar de tus hijos un rato si tienes que salir por alguna emergencia. Y aún hay más, tus vecinos también pueden cuidar a tu mascota cuando no estés y estar pendiente de aquellos de edad más avanzada por si necesitan ayuda.

Pero no todo se queda aquí, puedes compartir gastos con alguno de tus vecinos, tanto de servicios del hogar como extraescolares y actividades de vuestros hijos, quien tenga, e incluso puedes organizarlo de tal forma que cada uno cocine solo una vez a la semana para sí mismo y para el resto.

Y no tiene por qué tratarse solo de pedir favores, sino de ofrecerlos. Por ejemplo, si eres manitas puedes ofrecerte a hacer tareas a los demás o hacerle la compra a un vecino que esté enfermo y no pueda salir de casa. Incluso organizar ciertas actividades que puedan ser de interés general como campeonatos deportivos vecinales, cuidado de niños en grupo, actividades creativas, talleres, etc.

A priori puede parecer un proyecto utópico para algunos, y en cierto modo tienen razón, es muy posible que no todos quieran apuntarse, que sean más reservados y no tengan la más mínima intención de relacionarse con sus vecinos más allá del “buenos días». No pasa nada, siempre hay alguien dispuesto a colaborar. Incluso puede ser simplemente cosa tuya y de otro de tus vecinos con el que te lleves especialmente bien (ya habrá tiempo de que se unan otros).

Desde Schindler proponemos recuperar la relación con las personas que viven a nuestro lado para mejorar la calidad de vida en las comunidades de vecinos ¿Te parece buena idea? ¿Tú también quieres comenzar el nuevo año con buenos propósitos?

En la actualidad este tipo de iniciativas están cada vez más extendidas, por lo que te invitamos a que lo valores de cara a este 2020. ¡Por un año más feliz!