Contactar con otras familias de la comunidad de vecinos para organizar de forma conjunta el cuidado de los hijos tiene muchas ventajas. ¡Te las contamos todas!

Vivir en una comunidad de vecinos tiene muchas ventajas, una de ellas es poder recurrir a ellos para pedirles azúcar o si necesitas ayuda para colgar un cuadro. Ahora, además, se puede aprovechar para compartir canguro o babysitter.

Contactar con otras familias y compartir canguro se está convirtiendo en una de las tendencias de consumo colaborativo cada vez más utilizadas entre los padres españoles por las múltiples ventajas que ofrece, además del ahorro económico que supone para el presupuesto familiar. Esta alternativa posibilita unos horarios más flexibles que los que tienen las guarderías y permite adaptarse a las necesidades específicas de cada familia.

Además, tus hijos podrán relacionarse con otros niños de su edad, lo que es muy favorable no para su entretenimiento y su desarrollo.

¿Qué es un canguro compartido?

Como su propio nombre indica, el canguro compartida es una cuidadora cuyos servicios son compartidos por más de una familia. 

Los padres de dos familias se ponen de acuerdo entre sí en contratar una canguro para cuidar a los niños. Entre ellos acuerdan el horario y demás detalles. Después los gastos se dividen entre ambas familias, permitiendo un gran ahorro mensual.

Las funciones que realizan estas cuidadoras compartidas son las habituales de las babysitter habituales, lo que incluye desde la recogida de niños en el cole, la preparación de las comidas, llevarlos de paseo y entretenerles, ayudarles con los deberes en caso de que fuera necesario o realizar tareas domésticas.

¿Cómo se busca un canguro compartido?

Es muy sencillo, para empezar la familia interesada se da de alta en una de las múltiples plataformas online que existen actualmente con esta finalidad, para ponerse en contacto con otra familia interesada en esta misma opción para el cuidado de los niños. Una vez registrado comienza la búsqueda de la familia apropiada. Estas herramientas permiten filtrar el perfil de familia para buscar de una manera más ágil y cómoda a aquella con la que consideras que podrías encajar mejor por el perfil familiar, el horario, el domicilio, etc.

A partir de ahí las familias comienzan a contactar a través de mensajes. Con este contacto se puede comprobar si las familias tienen cierta afinidad, ya que un aspecto fundamental para que funcione el canguro compartido es que las familias compartan los valores en relación con la educación de los niños.

Los aspectos más importantes que deben tener en cuenta las familias que quieran compartir canguro son la coincidencia en los valores educativos, la cercanía de los domicilios, los horarios similares y preferiblemente que los niños vayan al mismo colegio o guardería.

Una vez que ambas familias se han puesto de acuerdo llega el momento de la selección de canguro, la búsqueda de una persona de confianza a quien delegar el cuidado de nuestros hijos. En el proceso de selección y la entrevista personal es importante preguntar acerca de la experiencia previa y solicitar referencias contrastables para conocer mejor a cada candidata.

Cuando tengamos a la candidata idónea es fundamental redactar un contrato para el canguro compartido en el que todo quede por escrito: el vínculo existente con la otra familia, datos de contacto de ambas familias, lugar de trabajo, en caso de que se alternen los domicilios, con qué periodicidad, horario de trabajo de la niñero, salario mensual y qué porcentaje corresponde a cada familia, permisos y vacaciones, etc.

¿Cuánto cuesta compartir canguro?

El coste de la canguro compartido varía, igual que en los niñeros habituales, en función de diversos factores como la formación, experiencia, las referencias que aporta, etc. También pueden incrementar su tarifa por el hecho de cuidar a varios niños. Es importante que las dos familias acuerden el precio a pagar antes de ofrecerle al canguro un posible salario.

Una vez cerrado el acuerdo económico con la candidata idónea, las dos familias contratadoras compartirán los gastos totales, de manera que se puede conseguir un ahorro mensual de hasta un 50% en el sueldo de un canguro y en las cuotas a la Seguridad Social.

Cada familia debe valorar detenidamente los pros y los contras de esta opción de cuidado de los hijos, y si encaja con sus circunstancias familiares.

En resumen, las principales ventajas de compartir canguro son:

  • El ahorro de hasta un 50% en el sueldo mensual de un canguro y de las cuotas a la Seguridad Social.
  • La flexibilidad de horarios respecto a los de una guardería, adaptándose a las necesidades de cada familia.
  • Los niños se relacionarán con otros de su edad, un aspecto especialmente positivo para su desarrollo.
  • Contar con el apoyo de otros padres ante cualquier problema.
  • El proceso de selección de la canguro será más sencillo al contar con la opinión de otra familia.
  • Al pagar a medias, el precio ya no será una barrera para contratar optar por una canguro con mejor cualificación, referencias y experiencias.

La economía colaborativa llega a todos los ámbitos de la vida y, en este caso, el cuidado de nuestros hijos no se queda fuera. El canguro compartido es una alternativa que cuenta con importantes beneficios, así que, no pierdas la oportunidad de encontrar a la auténtica Mary Poppins. Y tú ¿ya lo has probado? ¡Cuéntanos tu experiencia!