Te traemos la guía más completa para que puedas cortarte de pelo tu misma en casa como una profesional.

Antes de empezar conviene dejar claro que lo mejor es dejar el corte de pelo en manos de los profesionales. Por mucho que queramos nunca nos quedará igual que cuando nos lo cortamos en la peluquería. Una vez dicho esto, hay veces que simplemente necesitamos sanear las puntas, y por falta de tiempo o el presupuesto ajustado no vamos a la peluquería a hacer un simple retoque. Así que, si tu intención es dar un ligero cambio de estilo, pero nada exagerado, te traemos unos pequeños trucos con los que poder cortarte el pelo en casa tu misma, sin hacerte una escabechina.

Para comenzar necesitas tres cosas imprescindibles: un peine, unas tijeras y los dedos, para que hagan de tope y den medida a la vez.

La importancia de las tijeras

Algunos aconsejan, antes de comprar unas tijeras profesionales, comenzar con unas tijeras pequeñas para ir cogiendo práctica. A medida que veamos que tengamos más soltura ya podemos comprar unas de peluquero. En lo que coinciden todos es que sean unas buenas tijeras, que corten bien, que estén bien afiladas y que se usen exclusivamente para el cabello. En caso contrario acabarás dañando tu cabello, con trasquilones y las puntas abiertas, y el resultado acabará siendo un desastre. 

Si no tienes unas tijeras especiales para cortar el pelo puedes utilizar unas de la costura, pero como te hemos dicho antes, para usarlas exclusivamente para cortar el pelo. Ya cuando tengas más práctica podrás decidir si invertir en unas de peluquería.

Hazte con un peine clásico, recto de púas bastante juntas y en paralelo. Así cuando peines el cabello conseguirás que el trazo sea perfecto.

Nada de cortes radicales

Hay que ser sensatos y saber que nos estamos metiendo en una tarea que no dominamos, de manera que ¡prudencia! El día que te lances por primera vez a cortarte tú misma el pelo que no sean más de un par de centímetros de largo, para evitar hacer un destrozo. Si el resultado te gusta, siempre hay posibilidad de cortar un poco más la próxima vez.

¿Seco o mojado?

Tradicionalmente para cortar el pelo siempre lo hacíamos con el cabello mojado, bien peinado y corte sencillo, pero en algunos casos y para nosotros principiantes, conviene hacerlo con el cabello seco. 

El pelo mojado queda engañosamente más largo y podemos cortar más de lo que queremos sin darnos cuenta. Cuando se seque el pelo seguramente el resultado que obtengamos no será el deseado. Para pelos rizados o poca cantidad de cabello se trabaja mejor con el cabello seco porque permite ver mejor el resultado final de lo que estamos haciendo y nos evitara sorpresas desagradables.

Corta lo que puedas ver

Te va a resultar imposible cortar la parte de atrás con un espejo. Si quieres hacerte un retoque de un par de centímetros de las puntas, lo mejor es peinar bien el pelo y dividirlo con una raya al medio. Hazte dos coletas y llévalas hacia adelante, pegadas a la barbilla. En esta posición ya podrás realizar el corte de un par de centímetros de una forma más cómoda y precisa.

Corte en pico

El corte en pico o en V es ideal para disminuir el volumen en melenas muy largas y es relativamente fácil de hacer en casa. 

Antes de comenzar es esencial desenredar bien el cabello. Una vez que esté bien peinado, echa todo el pelo hacia adelante, por delante de las orejas. En esta posición comienza cortando un poco el mechón central para definir el largo del cabello. Continúa cortando, dando forma de pico o V, tomando como base el mechón que está más largo de ambos lados.

Para terminar, coloca la cabeza en posición normal y péinalo. Compara los dos pequeños mechones de adelante uniéndolos en la barbilla para verificar el largo.

Corte a capas

Para que puedas cortarte el pelo tú misma en casa a capas, debes tener la melena larga porque con el pelo corto no podrás hacerlo tú sola.

Primero debemos hacer una coleta y llevarla a la frente. Cuanto más alta hagas la coleta, más cercana a la coronilla, el pelo te quedará más largo y las capas más cortas. Si la coleta es baja, pegada a la nuca, el pelo te quedará mas corto y con capas más largas. Después hay que peinar bien la coleta hacia delante, de modo que quede frente a los ojos y puedas ver las puntas que debes cortar.

Corta las puntas rectas y si sabes usar las tijeras, puedes «picotear» las puntas para que queden más desenfadadas. Para ello debes colocar la tijera en perpendicular y hacer pequeños cortes.

Una vez has cortado las puntas, tan solo debes soltar la coleta y ¡voilá! ya tendrás el pelo cortado a capas.

Nuestro consejo es que empieces haciendo una coleta no demasiado alta y veas el resultado. Si te has cortado poco siempre hay tiempo de rectificar mientras que si te pasas con el corte ya no hay marcha atrás

Estos son los pequeños consejos que te ofrecemos desde la Comunidad Schindler sobre cómo cortarse el pelo uno mismo, para algún pequeño retoque veraniego sin hacernos una escabechina irreparable en la melena y al mismo tiempo ahorrarnos un dinerillo que nos vendrá de maravilla para gastarlo en las vacaciones. ¿Te atreves?