El sector de la automoción sigue adelantando soluciones para reducir las emisiones contaminantes que producen los vehículos, y Schindler, en su apuesta por respetar el medioambiente e invertir en productos inteligentes, ha contribuido con cargadores de coches eléctricos en 3 instalaciones en España. Barcelona, Gerona y Madrid han sido las tres ciudades elegidas para llevar a cabo las primeras pruebas en el domicilio de 3 técnicos de la compañía suiza.

Desde el pasado 8 de enero, la primera furgoneta Nissan NV200 y su cargador, 100% funcional desde ese mismo día, están instalados y disponibles en Sant Boi de Llobregat, en la sucursal de Cataluña Sur de Schindler. A este municipio le han seguido otros dos puntos elegidos, en las ciudades de Gerona y Madrid, para activar este vehículo eléctrico y su proceso de carga desde la casa del empleado.

Compromiso por la sostenibilidad

El futuro es sostenible y, para hacer este deseo posible, los adelantos más punteros ya están tomando forma desde este mismo año que recién ha comenzado. Las primeras pruebas con coches 100% eléctricos han contado con cargadores de Schindler y ya se ha procedido a la instalación de 3 de ellos en varios domicilios de sus técnicos.

Con una flota de 1.300 vehículos disponibles, Schindler también ha instalado en sus oficinas de Alcobendas dos cargadores con los que afirma su compromiso por la sostenibilidad y la protección de nuestro entorno. Como empresa dedicada al transporte vertical, se sitúa un paso por delante, ya que emplea la tecnología más puntera para el ahorro energético durante el funcionamiento de sus equipos de transporte vertical, asegurando la eficiencia del consumo de energía de los productos y, en consecuencia, ayudando a reducir el impacto ambiental de los edificios en los que están instalados.