Este año parece que estamos batiendo récords de temperaturas. Sigue estos consejos y gasta menos en aire acondicionado.

Con las olas de calor del verano los más afortunados hacen uso del aire acondicionado en sus casas. Pero este privilegio se puede convertir en una trampa de gasto adicional si no tomamos algunas precauciones. Siguiendo nuestros sencillos consejos podrás combatir las altas temperaturas sin llevarte un disgusto cuando recibas la factura de la luz.

Los aparatos de aire acondicionado suponen tan solo el 1% del consumo eléctrico anual de una vivienda, pero conviene conocer las claves para hacer un consumo eficiente y gastar menos en aire acondicionado.

Muchos ponen el termostato del aire acondicionado de su casa a una temperatura excesivamente baja, creyendo, de manera equivocada, que ésta se enfriará más rápido. Otros desperdician el aire frío dejando puertas y ventanas abiertas de par en par. Todos estos malos hábitos contribuyen al incremento del consumo eléctrico y, por tanto, de la factura mensual.

Siguiendo unos sencillos consejos de ahorro se puede gastar menos en aire acondicionado y que el uso de este electrodoméstico en casa no se convierta en un lujo fuera de nuestro alcance.

Fíjate en la etiqueta energética

Si aún no tienes aparato de aire acondicionado y estás pensando comprar uno, es importante que tengas en cuenta la etiqueta energética. La mayor parte de los electrodomésticos vendidos en la Unión Europea están obligados a llevar esta etiqueta.

La etiqueta energética permite saber de forma rápida y sencilla la eficiencia energética de los electrodomésticos, es decir, la capacidad de ese electrodoméstico para realizar su función con un consumo de energía menor.

El etiquetado energético se basa en una escala de clasificación por letras y colores, que va desde la A y el color verde, para los equipos más eficientes, a la D y el color rojo, para los equipos menos eficientes. Incluye hasta 3 clases adicionales de eficiencia energética: A+, A++ y A+++.

Aunque los aparatos más eficientes son más caros en el momento de la compra, se amortizan generalmente antes de la finalización de su vida útil por lo que el ahorro es mucho mayor.

Selecciona adecuadamente el equipo de aire acondicionado

El aire acondicionado centralizado es el sistema más eficiente, pero si no dispones de instalación puedes optar por un modelo compacto o por uno partido.

El compacto se suele encajar en la ventana e incorpora en el mismo aparato el condensador y el evaporador. El partido tiene un condensador que se coloca en el exterior de la vivienda y un evaporador que se instala en el interior. Aunque ocupa más espacio que el compacto, tiene bastante más capacidad.

Los modelos portátiles son menos eficientes ya que tienen condensadores y evaporadores más pequeños.

A la hora de instalar los equipos es aconsejable situarlos en lugares donde les dé lo menos posible el sol y si están en un tejado se cubran de alguna forma para que queden a la sombra. También es recomendable que cuenten con una buena circulación de aire y que no se coloque cerca de cualquier fuente de calor.

Fija la temperatura del termostato a 24ºC

Éste es uno de los factores que más influye en el consumo del aparato, ya que cada grado que desciende la temperatura el aparato estará consumiendo cerca de un 8% adicional de energía. La diferencia máxima recomendable entre la temperatura exterior e interior es de 12ºC.

Además, con pequeños gestos cotidianos podemos contribuir a refrigerar la casa con un menor consumo eléctrico:

  • Ventila la casa a primera hora. Aprovecha las horas con temperaturas más frescas para abrir ventanas y ventilar la vivienda.
  • Revisa el aparato de aire acondicionado. Conviene limpiar los filtros de aire, cuando están sucios obligan al equipo a consumir más energía.
  • Cierra las persianas durante las horas de más calor. Con las persianas cerradas, cortinas o toldos consigues un mayor aislamiento térmico, fundamental para facilitar el enfriamiento y evitar que se malgaste energía.
  • Cierra puertas y ventanas cuando tengas el aire encendido para que no se pierda el aire refrigerado y se mantenga la temperatura adecuada. Evitar el acceso de aire caliente a la casa permite ahorros de más del 30% en el consumo.
  • Evita poner el aire acondicionado por las noches, no es aconsejable para la salud ni para nuestros bolsillos. Ventila en su lugar la habituación aprovechando el fresco de la noche y abre las ventanas para provocar corriente.

Desde la Comunidad Schindler os animamos a poner en práctica estos consejos para hacer un uso más eficiente de los equipos y gastar menos en aire acondicionado, no sólo para contribuir al ahorro de energía sino también para obtener un mejor rendimiento de los electrodomésticos.