Todas las comunidades de vecinos, ya sean de mayor o menor tamaño, tienen zonas comunes que en la mayoría de los casos permanecen vacías, aburridas y abandonadas. Pero esto tiene fácil solución. A continuación encontrarás tips e ideas para decorar zonas comunes que pueden cambiar por completo si sigues estos consejos.

Plantas

Es uno de los elementos más usado para decorar zonas comunes. Visten balcones, ventanas, patios y, ¿por qué no? También las zonas comunes de nuestros edificios. Es una de las mejores maneras de dotar de vida las escaleras y portales de nuestras viviendas. Lo mejor es optar por plantas naturales, pero eso sí, solo si su mantenimiento es posible.

En caso de que no se pueda dedicar el tiempo para su cuidado, lo mejor es optar por plantas artificiales. Cactus, “Lengua de suegra” o Drácena de hoja fina son algunas de las plantas que pueden dar ese toque a tu comunidad.

Cuadros

Los cuadros también son una buena opción para dar un toque especial a la escalera de vecinos. Aunque es probable que cueste un poco que todos los vecinos se pongan de acuerdo para elegir el cuadro, decantarse por un paisaje puede ser un gran acierto y evitar así un pequeño conflicto.

Sofás y alfombras

Si en tu edificio las zonas comunes son realmente espaciosas, un buen sofá, sin duda, es la mejor opción. Dotará a tu edificio de ese ambiente cálido y hogareño e incluso, puede ser un lugar de encuentro, donde poder conocer a tus vecinos y estrechar lazos.

Si después de leer estas ideas, te han quedado ganas de decorar tu edificio o proponerlo en la próxima reunión, en Ikea puedes encontrar lo mejor en decoración, gracias a las ventajas de pertenecer a Comunidad Schindler.