Medidas de ahorro energético

El precio de la factura de electricidad ha subido en España un 80% desde el año 2007, siendo el nuestro uno de los países europeos con el precio de la electricidad más alto. Se calcula que el gasto en medio de electricidad en un hogar está en torno a los 700 anuales y el de gas en torno a los 500 para un hogar medio. Pero hay algunos trucos que te permitirán hacer un gasto más eficiente de la energía, por eso te proponemos 10 consejos de ahorro energético para reducir el importe de tus facturas.

1. Conoce el consumo de energía de tu hogar

Antes de tomar ninguna medida y como primer consejo de ahorro energético te recomendamos conocer el consumo de energía de tu hogar. Muchas veces no es fácil descifrar la factura de la luz o del gas, pero es importante revisar a fondo el histórico de las facturas, los picos o descensos de consumo según las épocas del año, etc, toda la información que nos sea de utilidad para luego saber por dónde podemos ajustar el gasto energético.

2. Comprueba la potencia eléctrica

La factura de la electricidad incluye no solo el consumo que se genera en el hogar, sino también la potencia eléctrica que tenemos contratada. Es importante revisar y comprobar qué potencia tenemos contratada para ver si se ajusta a nuestras necesidades, ya que en ocasiones tenemos más potencia de la que realmente consumimos y por la que estamos pagando innecesariamente.

3. Utiliza contadores digitales

Los contadores inteligentes nos informan en tiempo real del consumo energético del hogar. Al tener el contador en la propia casa y a la vista, se tiende a reducir el gasto eléctrico, y con ello, las emisiones de gases de efecto invernadero. Los responsables de la Unión Europea están planteando el uso obligatorio de estos dispositivos para los próximos años.

4. Revisa la eficiencia energética de tu casa

Las pérdidas de calor o el mal aislamiento de una vivienda provocan un uso ineficiente de energía y, por tanto, un consumo mayor y unas facturas más elevadas. Esta información se recoge en el Certificado de Eficiencia Energética es un documento oficial requerido por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo que incluye la información relativa a las características energéticas de un inmueble. Este justificante debe realizarlo un técnico competente y en él se señala el consumo anual estimado que necesita un edificio en condiciones normales de utilización. Se tienen en cuenta los gastos relativos al agua caliente, la iluminación, la ventilación, la calefacción y la refrigeración.

5. Vigila las puertas y ventanas

Al igual que ocurre con las ventanas, las puertas deben aislar cuando están cerradas. La mejor solución es una puerta o ventana nuevas que tengan un buen aislamiento ya de serie para reducir la pérdida de calor y frío por las rendijas. Si nuestras puertas son un colador de aire las cintas selladoras o lo burletes son una forma sencilla de aislar. Entre puertas y ventanas puede perderse entre el 25 y el 30 por ciento del calor y del frío.

También puede recurrir a la instalación de burletes en los marcos de ventanas y de la puerta de la calle para evitar filtraciones de aire; así reducirá las pérdidas de energía y bajará sus facturas.

6. Evita que se escape el calor

Para evitar las fugas de calor de los radiadores, un truco muy sencillo es colocar un material aislante reflector detrás de los radiadores situados en las paredes que están en contacto con el exterior, o junto a zonas no climatizadas. Con este truco se recuperará buena parte del calor para la vivienda. Otra alternativa es hacer uso de algo tan sencillo como las cortinas, actúan como una barrera impidiendo las filtraciones de frío que pudiera colarse por las ventanas.

7. Usa electrodomésticos eficientes

Aunque a veces el coste más elevado nos echa para atrás, a medio largo plazo, cuando veas la reducción en tus facturas eléctricas, te darás cuenta de que invertir en electrodomésticos A y A plus habrá merecido la pena.

Además, es importante hacer un uso responsable de los electrodomésticos, por ejemplo, el consumo de energía de la lavadora se puede reducir de forma considerable utilizando programas de lavado en frío o a un máximo de 30 ºC, porque el 80 % del gasto en este electrodoméstico proviene de calentar el agua. Otros consejos de ahorro energético para reducir las facturas de luz en casa son sustituir las tradicionales bombillas incandescentes por otras de tipo LED y emplear regletas que permitan desconectar por completo los equipos electrónicos y evitar el stand by.

8. Evita electrodomésticos que generen calor

Conviene evitar al máximo el empleo de electrodomésticos que generen calor a partir de electricidad (estufas, termo eléctrico, hornos, vitrocerámica eléctrica convencional, secadoras, etc.) y reducirá el gasto.

Minimizar el consumo del horno es otro consejo de ahorro energético, ya que el horno es un electrodoméstico con una elevada demanda energética. Limite su uso, y cuando tenga que utilizarlo, optimice el gasto aprovechando todo el volumen disponible: cocine varios alimentos a la vez. Además, hay que apagar el horno unos minutos antes de terminar la cocción para sacar partido al elevado calor residual disponible y, por supuesto, no lo abra si no hay necesidad.

9. Aprovecha al máximo el calor de la cocina

Con las ollas ollas exprés, cazuelas y sartenes del tamaño adecuado, se aprovecha mejor el calor generado para cocinar. Si además aprovechamos el calor residual y utilizamos tapas para evitar la pérdida de calor, comprobaremos que se puede cocinar por menos dinero. Y no olvide revisar el correcto funcionamiento del frigorífico ajustando la temperatura, comprobando que cierra bien y descongelándolo de manera periódica para evitar la formación de escarcha.

10. Utiliza cocinas de gas o inducción

Para cocinar el gas es el sistema más barato, pero dentro de los equipos que emplean electricidad, la más eficiente es la cocina de inducción. Aunque el coste inicial es más elevado que otras alternativas, se trata de la opción más económica y más segura, ya que la placa se calienta sólo cuando hay un recipiente al que transmitir el calor. Por el contrario las cocinas tradicionales con placas eléctricas consumen mucha energía y son por ello las menos eficientes.

Esperamos que te sean de utilidad nuestros consejos de ahorro energético.